Tres “anamitas” visitan La Habana…

colegas_vietnamitas01No salieron, precisamente, de la historia Un paseo por la tierra de los anamitas, publicada por nuestro José Martí en su revista para las niñas y niños de Latinoamérica: La Edad de Oro.
Tampoco llegaron con sus sombreros de picos, ni vestidos de seda. No los acompañaba un hálito de tristeza, ni cabizbajos andaban con las manos en los bolsillos como en el cuento martiano.

Arribaron a La Habana en una visita oficial, como parte de un convenio firmado en octubre de 2014 entre las asociaciones de periodistas de Cuba y Vietnam, orientado fundamentalmente al intercambio entre los colegas de ambos países.

La delegación visitante la integran Pham Van Huan, miembro del Comité Permanente de la Asociación de Periodistas de Vietnam, y editor jefe del Periódico del Ejército Popular; NguyenGiaThuy, jefe de la Secretaría de la Asociación de Periodistas de Viet Nam, y NguyenTien Long, jefe de la Secretaria de la Radio del país asiático.

colegas_vietnamitas03La primera parada en el programa de su visita: el Memorial José Martí.

Allí conocieron detalles de la vida del Apóstol: su más temprana infancia en la casa de la calle Paula; la etapa fecunda en la escuela donde por primera vez dio muestras de su inteligencia y brillantez; la efervescente pasión independentista con que crecía y volcaba en su pluma.

También apreciaron las cuarenta y dos fotografías del Héroe que se muestran en el Memorial y recorren su vida, curiosamente, cuarenta y dos fueron los años luminosos que vivió el Apóstol.

Finalizado el recorrido por las salas expositivas, la delegación marchó hacia el parque Ho Chi Minh en el municipio capitalino de Plaza de la Revolución, para colocar una ofrenda floral en el busto del abuelo Ho, como lo conocen hoy en día muchos niños vietnamitas.

Los tres periodistas que visitan Cuba, dirigieron un saludo a la imagen del líder del pueblo vietnamita, y en comunión y respeto con la escultura, cerraron sus ojos y oraron por un momento. Seguramente, transmitían a Ho Chi Minh que el Vietnam moderno es una confluencia de tradición y progreso.

Probablemente, le contaban de sus parques llenos de abuelas y abuelos que se ejercitan a la salida del sol; de las parejas de jóvenes sonrientes que andan de la mano por las calles o se besan sentados en los bancos, resguardados por la tranquila complicidad de un paisaje lacustre.

colegas_vietnamitas02Con certeza, le agradecían por guiarlos en la lucha contra la ocupación japonesa; en la liberación del colonialismo francés, y a pesar de la destrucción y de la pérdida de vidas humanas, también contra la posterior invasión estadounidense; gracias a él, los vietnamitas del siglo XXI no andan callados ni tristes como los anamitas sobre los cuales Martí escribiese.

Luego, se trasladaron hacia la sede del periódico Juventud Rebelde. Los recibieron Marina Menéndez, su directora; los periodistas Juana Carrasco y Yoelvis Moreno, jefa de Relaciones Internacionales, y jefe de los corresponsales en provincia del diario, respectivamente.

Allí realizaron un intercambio sobre las experiencias del periódico de los jóvenes cubanos y de los rotativos Vanguardia y Juventud, de Vietnam.

Por la parte cubana, trascendió el estudio de lectoría realizado por un grupo de psicólogos y sociólogos nacionales, y las encuestas y encuentros directos con los lectores, en torno a la recepción del rotativo por su público meta y al impacto de los temas que aborda.

Realizadas en el año del aniversario 50 la publicación, las investigaciones y los encuentros pretendían mostrar los índices de interés de los jóvenes referente a los trabajos periodísticos que se publican en JR, ¿Qué es lo más leído y qué quieren ver reflejado en el diario?

El estudio, las encuestas y los intercambios con los lectores, aplicados a un amplio espectro de la juventud cubana (estudiantes, trabajadores, militares), visibilizaron que la distribución del rotativo en los centros de estudio, de trabajo y en los comités de base de la UJC no es eficiente; así como la necesidad de desarrollar trabajos periodísticos que abarquen historias de vida y que se profundice en el análisis de acontecimientos históricos.

Igualmente, mostraron la gran aceptación de los temas fijos que tienen para cada día de la semana: Sexo, Ciencia, Tecnología y Pasatiempos, en este último, se brindan también datos sobre la Constitución cubana e información vocacional referente a las carreras universitarias que se estudian en el país.

La delegación vietnamita resaltó que al igual que en Cuba y el resto del mundo, cada vez más sus jóvenes optan por las opciones informativas que brindan la web y buscan menos referentes noticiosos en los medios impresos.

Compartieron sus experiencias en la realización de concursos de belleza, competiciones deportivas, eventos y programas de televisión, auspiciados por sus diarios y destinados a reorientar los intereses de sus audiencias.

Elogiaron el uso de imágenes, fotografías y caricaturas en Juventud Rebelde, “una práctica muy recurrente en el periódico, heredada del boletín Mella, uno de sus predecesores”, según expresara, Marina Menéndez, directora de JR.

Para finalizar, recorrieron las instalaciones del diario: la Redacción Nacional, la Redacción Digital, las oficinas de los diseñadores y de los correctores. Como sucede con todos los periodistas de este mundo, las preguntas no faltaron a su paso.

El programa oficial incluye la visita a otros medios de prensa como la emisora Radio Rebelde, el canal Cubavisión Internacional, el periódico Granma; un encuentro con la presidencia de la Upec y con periodistas cubanos que estuvieron de misión en Vietnam, así como un recorrido por el Instituto Internacional de Periodismo José Martí y la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

Con seguridad, si el Apóstol conociera el Vietnam actual y a su gente, descendientes de los anamitas de antaño, reescribiría el final de su historia publicada en La Edad de Oro. Ya los anamitas no hablan en secreto entre ellos; actualmente no responden “¡Quién sabe!”, a todo pecho, gritan: “¡Sí, se pudo!”.