En los 50: Edición especial de Granma sobre visita del Papa Francisco a Cuba

diario_granma01
(Foto: Yoandry Avila)

Soñamos con que Granma debe convertirse en un multimedio, expresa Pelayo Terry, director del diario, en entrevista con Cubaperiodistas.cu, en ocasión del aniversario 50 de la fundación de esa publicación
Como saludo a su medio siglo de fundado, Granma sale a la calle este viernes con una edición especial de 16 páginas en cuatro colores y papel bond que recoge momentos de la visita del Papa Francisco a Cuba. Cincuenta mil ejemplares de ese periódico, tirados en la imprenta Federico Engels, ya están listos para su circulación.

En el curso de una entrevista con Cubaperiodistas.cu, Pelayo Terry, quien lleva dos años como director de Granma, órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, nos da la noticia sobre esa edición especial y pone en nuestras manos uno de los primeros ejemplares del bello tabloide.

No es la primera edición especial de Granma: en el pasado, se publicaron muchas de igual tipo abordando diferentes temas, que el pueblo agradeció, no obstante las limitaciones tecnológicas que debieron enfrentarse para su realización. La edición sobre la visita del Sumo Pontífice a Cuba, un periódico atractivo y con un contenido valioso, que utiliza los recursos más avanzados por la industria gráfica a nivel mundial, convierte en realidad los sueños de los profesionales del periodismo que, a lo largo de 50 años, desde el 3 de octubre de 1965, han tenido a ese diario como trinchera de combate.

Pelayo Terry confía en un mejor futuro del diario del Partido.
Pelayo Terry confía en un mejor futuro del diario del Partido. (Foto: Yoandry Avila)

Pelayo Terry es un soñador sobre el futuro de Granma: “Tiene que convertirse en un multimedio…Aspiro a tener estudios para radio y televisión… Tener las 24 horas un periódico digital… y al día siguiente un impreso con lo mejor del digital… No podemos permanecer anclados en el pasado… Para ello, por supuesto, como para otros proyectos, tenemos que hacer cambios en la estructura de nuestra organización actual. Somos capaces de hacerlo pese a nuestras condiciones técnicas y pocos recursos. Recientemente logramos colocar un video del encuentro de Fidel y el Papa en Youtube y destronar otro para desprestigiar a la Revolución, que colocó Univisión, cadena poderosa en equipamiento y finanzas… Aspiramos a que Granma sea un líder en la comunicación. Los resultados que hemos logrado en nuestro sitio web nos indican que es posible alcanzar nuestros sueños”.

A una pregunta sobre el ejercicio de la polémica, la crítica fundamentada y responsable, así como la lucha contra el secretismo, temas que ha requerido la dirección del país a toda la prensa cubana, Pelayo opina sobre su comportamiento en Granma:

“Hemos tratado de acercar la agenda pública a la mediática, aunque reconocemos que estamos lejos de cumplir con todo lo que pide el país a nuestro periódico. Desde hace algún tiempo hemos venido publicando en la edición de los viernes una página de opinión sobre temas nacionales. De igual modo, en reportajes de investigación, que publicamos en distintas páginas de modo amplio, abordamos temas que han sido sugeridos por los lectores a través de cartas o el correo electrónico. Desde hace siete y medio años publicamos dos páginas de Cartas a la Dirección, con planteamientos diversos de la población y con respuestas de organismos e instituciones, y desde hace dos años le incorporamos Lla coletilla, que es la opinión del periódico.

De tal manera, hemos añadido un granito de arena al debate público de algunos temas. Y desde hace tres semanas hemos estado publicando en el periódico, donde son más leídos, algunos comentarios de la población a cuestiones sensibles que aparecen en nuestro sitio digital. Todo ello, sin duda, contribuye al debate, a la polémica, al diálogo en nuestra sociedad.
Respecto a la lucha contra el secretismo hay organismos que aún tienen las puertas cerradas a la información, pero hay otros que, afortunadamente, han cambiado su percepción y se han acercado a Granma, en particular respondiendo las cartas de los lectores que aparecen en Cartas a la Dirección. Pero, en esta lucha contra el secretismo, todavía nos falta mucho por andar.”

Granma tiene actualmente una plantilla de 280 trabajadores. Poco más de 70 son los que participan en la creación periodística, incluyendo el Granma internacional. Hay una fuerza mayoritariamente joven, que tiene una buena preparación alcanzada en las aulas universitarias. Llegan a la redacción dominando las nuevas tecnologías, el idioma inglés, pero deben aprender los secretos del oficio. “Aquí en Granma hay una ruptura generacional –dice Pelayo–, incluso de los fundadores quedan muy pocos. Marta Rojas y Rolando Pérez Betancourt son los que andan por la redacción asiduamente”.

Preguntamos a Pelayo si consideraba que Granma tenía toda la confianza del pueblo dado su línea de principios desde que se fundó en 1965, de estar abrazado a la verdad y defender el camino de construir un socialismo próspero y sostenible.

“Granma sigue siendo el principal periódico del país y para la mayoría de la población tiene alta credibilidad. Eso se comprueba cada vez que nos equivocamos y llueven las llamadas o los mensajes. El hecho de la confianza que expresa el pueblo al escribir a Cartas a la Dirección nos dice que el periódico no ha perdido capacidad, aunque ese espacio no ha sido concebido para resolver todos los problemas que tiene la población. Ese comentario de “si lo dice Granma es verdad” está profundamente arraigado en la mayoría de nuestro pueblo. Con ello no queremos decir que no tengamos vacíos de información que se han debido, como regla, a insuficiencias nuestras. Aunque el secretismo por parte de aquellos que se niegan a abrir las puertas de la información también nos afecta, y luchamos por acabar con esa conducta de algunas organizaciones e instituciones.”

Butaca donde acostumbraba sentarse Fidel en sus visitas a Granma.
Butaca donde acostumbraba sentarse Fidel en sus visitas a Granma. (Foto: Yoandry Avila)

Con Pelayo, quien tiene hoy casi 30 años más de cuando lo conocimos en las aulas de la Universidad de La Habana, también hablamos sobre la presencia y aportes de Fidel Castro en diferentes etapas, a elevar la calidad de Granma.

“Fidel está muy presente en Granma. En mi etapa como director ha privilegiado a Granma en la publicación de sus artículos, como anteriormente lo hizo con sus Reflexiones. Fíjense la butaca en que solía sentarse aquí, en la dirección, es una pieza histórica. Allí la tenemos, y afuera, en el vestíbulo de este segundo piso, exhibimos el sillón en que Celia Sánchez, quien fue una activa colaboradora del diario, solía sentarse y mecerse, siempre cubriéndose con una manta, según nos han contado. Tú, Marrero, tienes muchas vivencias y anécdotas de la etapa cuando el periódico era dirigido por Jorge Enrique Mendoza, en la cual Fidel solía venir frecuentemente a Granma”.

Si, ciertamente, hubo momentos como la zafra del 70, el terremoto del Perú, el secuestro de los pescadores y los sucesos del Mariel, entre otros, en que Fidel instaló su centro de mando en la redacción de Granma. Y junto a él estaban Celia, Hart, Montané, Piñeiro y otros dirigentes de la Revolución. Fidel entonces, alternaba sus responsabilidades de gobierno y de dirigente del Partido con el periodismo. Revisaba materiales, escribía secciones y notas editoriales, sugería temas para las caricaturas de Nuez, debatía con los diseñadores la mejor ubicación de un material o los titulares, que muchas veces él mismo redactaba. De tal manera, él contribuyó a elevar la calidad del periódico.

diario_granma04
(Foto: Yoandry Avila)

Una coletilla necesaria

Zenaida Ferrer

Estar presente en esta entrevista realizada por el Premio Nacional de Periodismo José Martí Juan Marrero González, al actual director del periódico Granma, Pelayo Terry, me hizo sentir como el personaje de Consuelito Vidal en el recordado espacio Detrás de la Fachada. Tuve el privilegio de oír, aprender y ser parte del diálogo entre un fundador del diario y su más alto directivo actualmente, tratando ambos de abarcar, nada más y nada menos que 50 años de trabajo.

¡Cuánta pasión por el mejor oficio del mundo! ¡Cuántos recuerdos amalgamados en la memoria y el corazón de quien, entre pregunta y pregunta, colaba sus vivencias, como el que entrega sus tesoros!

Yo oía y salpicaba el diálogo con algún comentario a modo de acicate. En algunos momentos no se sabía quién le hacía la entrevista a quien, ambos se preguntaban y gustosos respondían.

Pelayo le habló de cómo ya el periódico está acompañando al Partido en el proceso previo a su próximo congreso en 2016, de cómo labora de conjunto con el joven colectivo para tratar de acercar cada vez más la agenda del medio a la pública; de la importancia de rescatar la presencia de trabajos de los más reconocidos intelectuales cubanos, como antes se hacía, lo cual prestigia la publicación; de cómo se apuesta por la famosa integración de las redacciones, tal cual lograron hacer para la cobertura de la visita del Papa Francisco, que les permitió alcanzar en el sitio web 90 000 visitas en un día…

En el recuento, Marrero evocaba las visitas de Fidel y de Celia y de otros dirigentes de la Revolución que se hacían cotidianas en las largas noches de confección del diario; las bromas que se gastaban unos a otros en la gran redacción, incluso alguna gestada por la simpatía de la heroína de la Revolución; del supertalentoso colectivo de fotorreporteros que marcaron hito en la fotografía periodística cubana; de la creación colectiva diaria evolucionando con el nuevo sistema social imperante, orientando, educando…

Hay privilegios que nos da la profesión. Este día, yo fui testigo de un momento así, como para no olvidar.